• Gracia Sanchez

No me cabe duda

Updated: Apr 21


La Biblia. Siempre me ha interesado todo lo que tiene que ver con ella, su origen, sus pruebas, su poder, su veracidad. Pero últimamente he aprendido que ella es más de lo que muchos de nosotros creemos. Que cada uno de sus detalles no son simplemente datos biográficos, sino que hay un espíritu, una esencia detrás de ella.

En estos tiempos donde el estrés, la ansiedad, la preocupación han venido paulatinamente a mi vida, tomé más en serio la disciplina de leer mi Biblia, porque es mía, porque es mi diario. No ha sido algo fácil; me encuentro muchas veces en crisis y lo que menos quiero es tomar el Libro y tratar de concentrarme en lo que dice. No es fácil poner de lado los pensamientos que vienen como torbellino a mi mente mientras trato de escuchar, con fe y gratitud, lo que mi Padre me quiere enseñar. Y entonces, leo y me sorprendo de ver que cada uno de los escritores de estos libros jamás pensaron que irían a ser usados por Dios para mostrar su plan de amor con el mundo y al Salvador nacido en Belén, Jesús.

Y es ese Jesús el que me hace revivir cuando leo sus palabras y el retrato que sus discípulos y seguidores dieron de él. Mi corazón se llena de gratitud. Gratitud de ver su vida, común como la mía, pero con el propósito de servir, tan claro como el agua. Y me doy cuenta que no hay duda. No hay duda de que su vida es la prueba para la mía, de que, si Él pudo pasar por el sufrimiento y la agonía de la ansiedad de las horas previas a su detención, yo también podré salir adelante de cualquier tormenta por oscura que sea.

No me cabe duda, de que el Espíritu Santo movió a los hombres específicos para retratar su vida; cada uno desde una óptica diferente, con un trasfondo distinto, pero marcados por el mismo motor; la gracia de Dios que los llevó a poner en palabras los hechos y la vida de este hombre que transformó mi historia y que hasta hoy lo sigue haciendo.

Entonces confirmo que no puedo vivir sin este libro especial y divino que inspirado por el Espíritu Santo, me enseña día a día que la vida de mi maestro es la más grande fuente de esperanza que tengo para estos tiempos, que no hay variación y que hay poder en la transparencia de cada una de sus palabras.

Y me motiva. Me motiva a seguir creyendo que no importa lo simple que pueda ser mi vida, Jesús depositó su huella de amor en mí y está me impulsa, como a sus discípulos, a expresar a otros acerca de su vida, de la esperanza que provee su sacrificio, de su poder obrando en mi alma. Me motiva a dejarme en sus manos, así como lo hicieron estos hombres que dejaron la suya para que, sin planearlo, terminarán entregando la evidencia de que sí anduvo y caminó entre nosotros. Juan 1:14.

Hoy te motivo, lee la Biblia. No importa todo el caos que pueda existir en tu vida. Un poco de tiempo diario es el primer paso para traer calma a tu alma y a tu mente. Has de tu vida la prueba de que las palabras de Jesús todavía tienen poder para obrar milagros y restaurar lo que el dolor y el sufrimiento han quebrado, han atrofiado; y ama, ama profundamente este libro que trae paz, promesas y perspectiva a tu vida, para que compruebes entonces, que de la misma manera en la que Dios usó a personas comunes y corrientes, quiere usarte a ti. No me cabe duda.


si das click en el anuncio ganaré una pequeña comisión, gracias por tu ayuda :)

© 2016 - 2020 Call of Grace

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now